Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ Síguenos en youtube

¿Qué es la Alta Sensibilidad?

La Alta Sensibilidad es un rasgo de personalidad compartido por aproximadamente un 20% de la población, y las personas que lo muestran se caracterizan por mostrar una sensibilidad incrementada a los estímulos. Ha sido estudiado sobre todo por la psicóloga estadounidense Elaine Aron, autora del bestseller: “The Highly Sensitive Person” (“El don de la sensibilidad“).
Una persona altamente sensible suele tener las siguientes características (aunque no necesariamente todas):
  • - Se da cuenta rápidamente de cambios sutiles en el entorno.
  • - Huele, siente, escucha y ve con más intensidad que los demás.
  • - Necesita “desconectar” después de un día muy intenso y ocupado: por ejemplo, tumbándose en la cama a oscuras.
  • - Se sobresalta con facilidad.
  • - Empatiza mucho con las personas que tiene alrededor y le afecta el sufrimiento ajeno.
  • - Se conmueve profundamente con el arte y la música.
  • - Es más sensible al dolor.
  • - Se agobia cuando tiene que hacer muchas cosas en un espacio breve de tiempo.
  • - Mayor capacidad de concentración en entornos tranquilos.
  • - Facilidad para detectar y evitar cometer errores.
  • - Mejor destreza motora fina.
  • - Capacidad para empatizar fácilmente con los demás.
  • - Buena memoria semántica…

¿Qué NO es la alta sensibilidad?
  • - No es ser ansioso o neurótico
  • - No es ser introvertido o tímido
  • - No es simplemente preocuparse más
  • - No es “raro”
  • - No es un déficit
  • - No es un problema psicológico que deba ser tratado
  • - No requiere que te metas en una burbuja para que nada te afecte
  • - No es malo… ni bueno